Tales of Golarion

8a Partida

Guerras y duelos

Lock, en los barrios de Nikel, cambia ropas con un mendigo. Tras chocar con 3 enanos que lo amenazan simplemente por ser un humano.
Liss, Han y Zeph, se ponen al tanto. Liss se entera de los juicios injustos a “herejes” por mano de Vilgefortz. En el medio llega Leo, mojado (ya no lo quieren). Les cuenta las andanzas con Lock, y que están planeando traicionar a Nikel.
Al llegar el día, Han pasea con Garlick y cuida de Gruñon (todos cuidan a sus monturas), van para el refugio prometido por Vilgefortz. Le piden a Angelo para que los ayude con los dorkumentos. Se acomodan en sus habitaciones de altos recursos, las cuales cuentan con servicio de los monjes de Apsu y una cómoda cama.
Liss trabaja para Vilgefortz, conoce a Lía, simpática cleriga de Apsu, y realiza un mapa de la catedral, identificando el cuarto de Vilgefortz y el despacho de artículos mágicos.
Han y Zeph, van a la universidad. El primero aprende más carpintería, el segundo va a leer ( Libros de la Academia de Azlant).
Lock sigue a Kaedan, y luego va a su piso. Encuentra un mapa y encuentra un acceso al centro, y otro al castillo.
Se vuelven a encontrar en la catedral, firman sus dorkumentos. Y planean asegurarse de que nadie pueda entrar al castillo, por lo que Liss va a alertar a Vilgefortz y Zeph a Boreas.
Liss en el camino se junta con Lía, la cual le cuenta un poco de su historia, críada en un monasterio fuera de Azlant, en los montes de helekar, el Monasterio de Apsu. Luego habla con Vilgefortz sobre posibles invasores, a lo cual, con mucha tranquilidad, responde que no tienen que preocuparse, el castillo es seguro.
Mientras que Zeph intenta sin exito contactar con Boreas, ya que la guardia del castillo se negó a contactarlo, con cierta incomodidad en el asunto, admiten no poder dar más información, y que debería contactar a un superior.
En la noche, Han, Leo y Lock, suben en la noche a asegurar el posible acceso desde el acueducto. Cuando los descubren dicen que vienen por encomienda de Boreas Munn, a lo que responden gritando que es eso es imposible ya que él es un desertor, argumentando con palabras y flechas.
Al ponerse al día sobre los últimos sucesos, la party decide robar un anillo que identifico, Liss trabajando para Vilgefortz. Por lo que, al otro día, Liss reta a Vilgefortz durante su trabajo, quien se muestra claramente descolocado y enfurecido, acordando el encuentro para la mañana siguiente.
Durante el día de preparación, Liss concentra junto al equipo, Zeph comparte sus vagos conocimientos sobre las habilidades de Vilgefortz, el resto cuida a su montura mientras tanto.
A la mañana, la catedral estaba desbordada de súbditos de Apsu, entre los cuales dislumbraron a Rudolf. En el duelo, Liss lucha confiada, cercana al público, ganando tiempo e incluso busca burlarse de él con ilusiones, las cuales no surten efecto ni en él ni en la mayoría del público, hecho que le cuesta la pelea, ya que mientras que ella buscaba distraerlo el sólo avanzaba en su estrategía (volar, multiplicar sus ilusiones, y arrojar hechizos y dagas a lo lejos). Mientras tanto, Leo y Han se separaron de la multitud, y sin mucha pericia recurren a destruir las puertas del estudio y de la habitación y roban todo anillo que encuentran en el despacho de Vilgefortz y en su cuarto, junto a algún amuleto y dagas.

7a Partida

Comments

Licandro Licandro

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.